sábado, 12 de agosto de 2017

Dueño de mi Corazón. Cap 9



Changmin, déjanos—dijo Jae mientras marchaba por nuestro cuarto, su expresión era una máscara de acero duro.

Me incorporé más arriba, apoyándome pesadamente contra la cabecera. Todavía estaba débil, demasiado débil para mi comodidad, y todos mis deberes habían caído sobre Jae.

¿Qué ha ocurrido? —Pregunté con la misma nota de seriedad tan pronto como Changmin cerró la puerta detrás de él.


Leeteuk trajo noticias. Hay fuerzas de recolección en la frontera norte del reino Kari. Nos preguntamos si Kari era consciente de eso —Se paseó frente a la cama.

Más allá de la frontera norte está el reino Riki. Ellos no nos favorecen.

¡Soy muy consciente de eso! —Jae me espetó y al instante parecía compungido.

Se dejó caer en la cama, bajó la cabeza y susurró.

Lo siento, Yunho. No sé qué hacer. No soy un guerrero, apenas incluso un gobernante. Nuestros reinos te necesitan —Aparté las mantas y me arrastré a su lado con esfuerzo.

Lo estás haciendo bien, Jae. Eres competente y amado. Eso es un buen comienzo para un reino pacífico.

Pero no es suficiente. Kari es débil aún. Si los ataca Riki será sacrificada nuestra raza. ¿Qué  debo  hacer? ¿Debo pedir a tu ejército que marche y los proteja? simplemente lo hago, no lo sé — Parecía derrotado, incluso con mi mano contra su espalda, no levanto la cabeza.

Si envías un ejército, Kari lo verá como si lo controláramos y Riki lo verá como una provocación para el ataque. No. Necesitamos primero entender lo que está sucediendo y lo que necesitamos para construir nuestra fuerzas. Si Leeteuk no logra darnos más información, vamos a enviar un mensaje directo al soberano de Riki.

Riki era una nación que usaba la guerra al igual que Rising Sun o Kari, sólo sus conflictos hasta ahora se había contenido dentro sus fronteras. Esparcirse hacia el exterior y convertirla en agresión contra nosotros sólo podía significar que se quedaron sin opciones.

Jae se quedó en silencio por un rato, pero luego enderezó, su cabeza subiendo y bajando.

Si, si, tienes razón, mi Rey. Esa es la solución más simple y eficaz.

Estoy mejorando cada día. Pronto me reuniré en nuestro trono y ayudaré con las decisiones. Tan pronto como mi respiración no decida dejarme después de cada pocas oraciones.

Perdóname, mi Rey, por agotarte. Estoy demasiado perdido sin ti. Nunca fui un gobernante y evitar la guerra es muy diferente de amonestar a mis sujetos sospechosos. Y lo que es peor, tanto los Rising Sun como los concejales de Kari ven mi ineptitud.

Dime lo que está pasando. ¿Qué has encontrado hoy? —Le pregunté, acercándolo más cerca de mí pecho.

Jae suspiró cansadamente, su mano agarrándome envolviéndose.

Leeteuk dijo que han estado inquietos por un tiempo, pero los conflictos se encuentran dentro de sus fronteras. Dice que hay dos facciones dentro de una nación y que estaban siempre matándose unos a otros en el pasado. Pero el cambio climático y la inestabilidad dentro de Kari, parece estar dispuestos a ampliar sus fronteras. Eso es lo que Leeteuk asume en cualquier caso. No hay confirmación sólida todavía, pero tiene otros espías por él dentro de sus fronteras.

La voz de Jae se levantó con pánico con cada frase. Entendí su agitación. Las noticias eran preocupantes, digno del pánico de hecho. Estábamos realmente al borde de la guerra y no sabía cómo íbamos a ser capaz de encontrar una solución.

Por ahora esperemos pero avisaré a todos los puestos que estén preparados para moverse tan pronto como sea posible. Si se trata de un conflicto queremos estar preparados. Mantén mi propio ejército real en el palacio hasta que recibamos noticias de ataque. Es de esperar que no vaya a llegar a eso.

Tú eres su comandante. ¿Cómo van a luchar sin ti? —preguntó Jae, demostrando su inocencia.

Mi Príncipe, bueno o no, voy a salir con ellos. — Hablé en voz baja, mis dedos alisando el cabello de Jae.

Sus ojos se agrandaron y su cuerpo se puso rígido.

¿Me dejarás?

Sí. Ellos están entrenados y dirigidos por mí. Aunque hay aquellos con posiciones de poder dentro de las filas, no los hace desear a cualquiera la carga de tal responsabilidad.

Si te vas, todo está perdido— susurró en voz baja, la derrota envolviendo sus palabras.

Todo no está perdido. Eres tan importante como yo, eres tan fuerte como yo. Mi príncipe, eres un gobernante, nuestra gente te admira y llevarás el lugar que te corresponde si el tiempo de parar esto surge.

Me temo que pones más confianza en mí de lo que es justo, mi rey — Me miró con ojos tristes.

No hago nada de eso. Sólo te daré lo que es legítimamente tuyo. Todo el poder que poseo sólo pertenece a ti. Las palabras de aliento son necesarias sólo en ocasión, cuando no estés seguro de cómo exactamente para usar ese poder.

Ellos me dan miedo. Nunca he visto a seres con tales tonos de la piel, y sus matices incluso cambian, me dijeron. Se modifican su base verde con su entorno, y mienten en el sol como serpientes, absorbiendo el  calor. ¿Cómo podemos luchar contra eso?

Le sonreí, pensando en que era adorable.

Tienen debilidades, al igual que nosotros, y sus cuerpos están adaptados a su medio ambiente. No tiene nada que ver con lo peligrosos que son, al igual que se pueden ocultar mejor.

El consejo me mostró imágenes de ellos y no podía decir la diferencia entre el macho y la hembra, pero me quedé callado, no estaba dispuestos a poner la vergüenza en mi nombre —Jae suspiró, hundiendo la cara entre las manos —No fui suficiente educado para esto.

No hay vergüenza en no saber de una nación que nunca has visto antes. Aprendemos mientras vivimos y son un montón de posibilidades para que puedas aprender todo lo que necesitas. Incluso no estoy seguro de si tienen una diferencia entre los sexos, pero si tuviera que adivinar, diría que no. Sé que su el lenguaje es una variación del nuestro y ellos creen en el poder del espíritu.

No hay mucho para seguir adelante.

No, pero los he visto pelear y en una guerra es a veces suficiente.

Jae suspiró

Tengo que regresar, mi Rey. Tal vez hay más noticias sobre Riki —Se puso de pie, listo para salir pero renuente a hacerlo.

Dale un beso a tu Rey. Uno de coraje, mi príncipe.

Me miró y sonrió. No era una sonrisa de alegría, pero era una sonrisa, no obstante.

Se inclinó, presionando sus dulces labios contra los míos, y lo engatuse por un tentativo baile provisional de nuestra habilidad suprimida. Lo probé y dio un sabor de distancia.

Jae levantó la cabeza y me miró con deseo y amor, que me empujaba a decir más.

Ahora uno de confianza, mi príncipe.

Se inclinó de nuevo, besándome con más lujuria y más poder, deslizando sus labios contra mi carne, chupando con confianza y ganar un gemido por su trabajo. Se terminó demasiado pronto, me dejó mareado y débil todavía, pero lo miré con valentía, sabiendo exactamente lo que quería y no le importaba cómo llegara a adquirirlo.

No te puedes ir sin un beso mío, por tu valentía, soy locamente valiente, ¿no lo soy?

Jae se inclinó y me besó de nuevo, de forma rápida, pero con evidente afecto. Apoyó la frente contra la mía y cerró los ojos.

Si no me voy ahora mismo, Riki puede conquistar el maldito mundo entero y yo estaré más allá de protegerlo.

Le sonreí, tocando un lado de su cuerpo y presionando otro beso en sus labios. —Es más importante para el gobernante que tiene un cónyuge satisfecho de lo que es, que para salvar el mundo —me dijo él con descaro.

A ti te espera para que pronto estés bien, pero mientras tanto voy a ir por si sale la rata de Kibum. Mostrarle que te preocupas poco por tus deberes.

Eso sería muy cruel de tu parte. Podría incluso costarte algo de tiempo en la cama.

¿Podrías negar el acoplamiento a tu príncipe? —se alejó y me miró con los ojos muy abiertos.

¿Qué puedo decir? Me encanta escucharte mendigar.

Jae gimió y cerró los ojos, y utilicé la oportunidad de sentir su polla dura, que se burlaba de él a través de la ropa — Renuncio al trono—, dijo Jae a través de un grito, — Exijo mi derecho a quedarme  con mi compañero de cama; úsame, mi Rey, reclámame.

Me reí y lo empujé suavemente hacia atrás, sintiendo una última vez su dureza. — Tienes derechos, Jae, ve a cumplir con ellos.

La expresión de su cara era lo más cercano que pudo llegar a sorpresa e incredulidad. — No me puedes dejar así.

Es por bondad. La motivación te obligará a terminar el trabajo de toda la tarde y una vez que lo hagas, puedes recibir todo lo que deseas.

Abrió la boca para decir algo más, pero las palabras le fallaron y con un giro sobre sus talones, Jae se volvió y dejo nuestro cuarto.

No tenía duda de que volvería pronto, y que pagaría por burlarme de él sin piedad. Tal vez incluso quedaría atado a la cama, lo más cerca posible a como yo estaba de indefenso no tomaría mucho esfuerzo. La visión me hizo estremecer y era mi propia polla que pronto estaba agarrando, paralizándola por el entusiasmo y la mera anticipación se agitó en mí.


Anterior   >>> ♥ <<<   Siguiente

3 comentarios :

  1. pues espero que de verdad todo valla bien y regrese Yunho a cumplir con los derechos de Jae de tener a su marido en la cama como dios manda y que terminen con todas estas guerras y sean felices por fin
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Ojala que todo salga bien y asi Yunho pueda tener el tiempo para curarse totalmente,Jae esta haciendo un buen trabajo aunque el no sepa muchas cosas pero esta dando su mejor esfuerzo

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ay este par, a nada de una declaración de guerra y pensandola en montarsela ya, Yunho hizo a Jae lo que las mamás a los hijos cuando les poden dulce, ve y termina tu tarea... jajaj Tan lindos y sexoso hahah. Connsemejante descripción del enemigo cualquiera se asusta... son lagartos o algo así??

    ResponderEliminar